Carta de un joven a los políticos y militantes de la vieja escuela

Hasta mi padre (literalmente y con todo respeto y afecto) me pregunta qué planteamientos defiende el Partido de Internet. Una vez más: Es una revolución.

Carta de un joven a los políticos y militantes de la vieja escuela

Renunciamos completamente a la violencia. Pero queremos cambios. El Partido de Internet no es más que la plataforma legal para llevar a cabo una revolución pacífica y cumpliendo con la legislación vigente. Dentro de este partido los jóvenes vamos a crear un sistema democrático propio cuyo punto de partida es el concepto de red democrática democracia líquida. Con diferentes grupos o subpartidos y posiciones ideológicas internas que nos servirán para dialogar entre nosotros. Y participar en el Congreso de los Diputados a partir de las Elecciones Generales de 2012.

De todas formas, vais a seguir sin comprendernos. Es normal y lo entendemos. Tampoco nosotros os comprendemos. Es humano y a todos nos pasa que nuestro día a día nos impide ver lo que fácilmente otros perciben desde fuera. A Muhammad Yunus, académicos y banqueros de Estados Unidos y Bangladesh, le dijeron que no se podía prestar dinero a los que tienen la desgracia de vivir en pobreza absoluta. Yunus decía que creía que se les podía hacer pequeños préstamos para que ellos mismos intentaran mejorar su condición, creando negocios y emprendiendo, de modo que más adelante devuelvan el préstamo con un interés razonable. Los banqueros no se pararon a analizar si les interesaba el negocio o no. Dijeron que era IMPOSIBLE. Incluso los académicos. Todos dijeron que no tenia sentido. Que estaba loco.

Yunus hizo caso omiso y creó el banco de microcréditos Grameen y a día de hoy han prestado más de 5000 millones de dólares que está ayudando a reducir la pobreza en el mundo. Con una eficiencia y efectividad incomparable a cualquier acción de nuestros gobiernos. Al prestar 10 dólares para crear o mejorar un micronegocio se genera riqueza. Y una vez que se recuperan los 10 dólares, se vuelven a prestar. Los intereses razonables se utilizan para compensar la asombrosamente pequeña tasa de impagos. ¿Pero funciona? Por algo recibieron el Premio Nobel en 2006. Y de ejemplos similares está plagada la historia.

Por tanto, no os entendemos y no nos entendéis. Aceptémoslo. Pero hemos de convivir. Así que esperamos que al menos os alegraréis de que los jóvenes empecemos a participar. El Partido de Internet nos va a permitir debatir entre nosotros y conversar con vosotros. ¿O preferís que no votemos? ¿O que votemos tapándonos la nariz para que no salga El Otro Partido? Pensad que así al menos podéis escucharnos.

Es más, estamos muy agradecidos de vuestros logros en las últimas décadas. Os criticamos muchísimas cosas pero es indiscutible y os agradecemos profundamente vuestro esfuerzo que nos ha proporcionado a todos los ciudadanos de este país unas libertades y una calidad de vida que pocos humanos han podido disfrutar a lo largo de la historia y que, aún a día de hoy, sólo una parte del planeta goza. Aunque a veces se nos olvide. Gracias. Gracias de verdad.

Sin embargo, desde hace tiempo creemos que el estado de nuestra democracia ha empeorado de forma alarmante. No encontramos el sentido común en una gran parte de vuestras decisiones. Nos sentimos defraudados y engañados continuamente. Con todo respeto, nos parece un circo el Congreso de los Diputados. Hay diputados que nos parece que se pasan la legislatura sin hacer literalmente nada. Y lo peor de todo es que los que participan nos parece que se insultan y se echan la culpa unos a otros continuamente. Si el partido UNO le echa la culpa de todo a DOS y éste a UNO, intentar poneros en nuestro punto de vista: la culpa de todo es de UNO y DOS. De los políticos. Por supuesto, nosotros también tenemos nuestra responsabilidad por no haber participado. Eso intentamos enmendar.

Por otra parte, España parece dirigirse inevitablemente a una crisis económica brutal. No tan propiciada por la crisis financiera internacional sino por la especulación urbanística del sector de la construcción, que ha hecho que nuestro crecimiento fuera un espejismo.

Por todo ello, entre otros motivos, creemos que nuestro país necesita un nuevo rumbo en los próximos años. Hacemos un llamamiento a la reflexión y participación de todo ciudadano, partido e institución para que cada uno como mejor crea defienda e intente llevar a cabo su visión de cómo mejorar el país de todos.

Pero no pensamos que vayáis a solucionar los problemas que a nosotros nos parecen obvios. Así que hemos elegido actuar. Elegimos entrar en la conversación mediante el Partido de Internet. Ya hemos comentado que no es un partido tradicional, nuestro programa electoral es simple y no tiene ideología, es un sistema democrático dentro de otro. Tampoco es una cuestión tecnológica. La revolución no se va a librar en Internet. Por supuesto, tampoco será televisada. La revolución se va a librar localmente, físicamente, pero mediante una comunicación y organización distribuida sin precedentes. Una vez más, no es una cuestión tecnológica. Es el poder de las redes.

En definitiva, los jóvenes vamos a aglutinarnos en el Partido de Internet para debatir y organizarnos internamente y participar en el Congreso de los Diputados tras las elecciones generales de 2012. Nuestro país necesita un llamamiento al diálogo entre todas las partes. Todos hemos de respetarnos y nuestro camino está ligado. Hemos de convivir. Pero los jóvenes somos el futuro y el futuro se construye en red. Por eso es una revolución.

Firmado: Todo joven que se sienta así.

Haz tuya esta carta. Difúndela. Modifícala. Mejórala. Actúa.

 

Nota del autor original

(Sí, se tiene obligación de citar al autor en una obra que puede ser reproducida y modificada sin límite ni restricción y en más ocasiones de las que parece compensa económicamente al autor puesto que la mayor difusión de su obra y persona redunda en un incremento de ingresos por otras vias. Aunque no me importa y puedes hacer lo que desees con esta carta. Y es mi opinión personal, no la del Partido de Internet. Ya lo sabes, es una revolución democrática. No tiene más programa electoral o ideología que el imprescindible para la revolución).

No quiero ser diputado ni mucho menos candidato a la presidencia de España. Quiero dedicar mi vida a lo que me gusta. A disfrutar. Entre lo que incluye aprender cada día, imaginar y proponer ideas imposibles. Muchas veces sin sentido en absoluto.

Muchas ideas no tienen sentido ni ahora ni nunca. Primero hemos de dejar correr nuestra imaginación y luego, sólo entonces, analizar cuáles son buenas. Pero nada es una tonteria. Hay muchas ideas sin sentido, pero no son una tonteria. Después de pensar tranquilamente sobre el Partido de Internet considero que la idea es buena y viable. Pero no esperes que lo haga todo por ti. No podría aunque quisiera. Tampoco se más de lo que ya he dicho. Lo único que he hecho es coger un poco de aquí, un poco de allí, imaginar otro poco y enseñar lo que he visto. Te toca a ti hacer lo mismo. O no servirá de nada.

Haz tuya esta carta. Difúndela. Modifícala. Mejórala. Actúa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s