El PDI comparte mesa redonda con Ernest Benach (presidente parlamento catalán) e Izaskun Bilbao (eurodiputada, PNV)

En la mesa sobre cómo Internet está cambiando la política de las jornadas Penedesfera estuvimos:

Ernest Benach, presidente del Parlament de Catalunya
Izaskun Bilbao, eurodiputada y ex-presidenta del Parlamento Vasco
Max Vives-Fierro i Planas, Director de la Fundación Catalunya-Europa
Héctor Pérez, Partido de Internet
Genís Roca, arqueólogo y experto en redes sociales e Internet.

Mi intervención fue desastrosa. Ernest Benach empezó atacando al afirmar que un partido sin ideología no tiene sentido y en mis intervenciones entré donde no debía (comparando nuestro sistema de decisión con los de los partidos tradicionales) y además me expliqué fatal y creo que no llegó a entenderse nada.

Posiblemente frente a la opinión de Benach de que es absurdo un partido sin ideología hubiera sido mejor responder con afirmaciones indiscutibles (lo son, ¿no?):

  1. Existe un desencanto generalizado hacia la política (ya sea indiferencia en unos e indignación en otros). El indicador más relevante son las cifras de abstención: En las últimas elecciones generales españolas más de 10 millones de ciudadanos no fueron a votar (un 26% del electorado) y sólo es la punta del iceberg. Lo realmente preocupante es que la mayor parte del iceberg está debajo del agua: una gran parte de los que fuimos a votar también desconfiamos de votar al menos malo.
  2. Es posible aglutinarnos en un partido político sin ideología. Ahora mismo no estoy defendiendo si es lógico o absurdo, fácil o complejo, simplemente expongo que nuestro marco legal lo permite.
  3. Si varios millones de ciudadanos votamos al PDI:
    • Acabaríamos con el bipartidismo
    • Tendríamos listas abiertas
    • Aunque normalmente un representante vote por nosotros obtendríamos el derecho a votar en momentos puntuales de forma directa y evitando que nuestro representante decida por nosotros en aquellos temas en los que no coincidimos, de modo que ya no daríamos carta blanca durante cuatro años a nuestros representantes. Nota: Los diputados del PDI votarán en el Congreso lo que se decida por Internet; pero a su vez los ciudadanos podremos delegar el voto por Internet en alguno uno de ellos (o en otro ciudadano) para que voten por nosotros… mientras no digamos lo contrario. Un millón de firmas ciudadanas ya no se quedarían en una anécdota sino que tendrían peso directo en el Congreso, estén de acuerdo o no nuestros representantes.

En definitiva, existe la posibilidad de llevar a cabo una revolución de forma pacífica y cumpliendo la legislación vigente.

Como en toda sesión de brainstorming o lluvia de ideas, hay que dejar fluir la imaginación, entonces ver si es físicamente posible y entonces, sólo entonces, intentar analizar si realmente es razonable o absurdo en términos de funcionamiento o ejecución. La historia está plagada de ideas aparentemente absurdas en su momento:

En los inicios de la Wikipedia era razonable pensar que una enciclopedia hecha por voluntarios no podría competir con la enciclopedia Britántica o con la Encarta.
Y otro ejemplo: A principios del siglo XX Albert Einstein lanzó la osadía de decir que el tiempo es relativo. Frente a lo que pueda parecer, el tiempo pasa más despacio si vamos en un avión que si estamos parados y por tanto, un piloto envejece más lentamente que nosotros. No lo percibimos porque es muy poco, pero si los aviones alcanzaran mayores velocidades lo que para un piloto es un viaje de dos horas para los que estamos en la tierra podrían ser años. ¿Qué nos dice el sentido común? Lo mismo que a muchísimos científicos de la época: aunque matemática y experimentalmente se demuestre, “parece” que no tiene sentido, como un partido sin ideología para Benach.

Por tanto, ¿vamos a descartar el Partido de Internet simplemente porque los partidos actuales tienen ideología y es una herejía plantear lo contrario?

En resumen:

  1. ¿El planteamiento del PDI es legalmente posible? Sí.
  2. ¿Si somos capaces de unirnos algunos de los millones de ciudadanos que anhelamos un progreso democrático podemos llevarlo a cabo sin que tengan que estar de acuerdo PP o PSOE? Sí.
  3. ¿Esto mismo podremos replicarlo en todas las cámaras de representantes? Sí. En 2012 en las Elecciones Generales Españolas, en 2014 las Europeas y en 2015 en las Autonómicas y Municipales. Y ya hemos recibido interés de paises como Brasil, Uruguay, Argentina o Inglaterra.
  4. ¿Estamos zumbados? Es posible, pero de locos está plagada la historia.

Gracias por invitarme Gemma y Ricard!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s